Covid-19 comenzó a propagarse en el mundo a finales de 2019, afirman científicos

El origen del nuevo coronavirus se ha convertido en una incógnita imprescindible de resolver para el orden mundial

Un nuevo estudio genético del virus que causa Covid-19 tomado de más de 7,600 pacientes en todo el mundo muestra que ha estado circulando en personas desde fines del 2019, y debe haberse diseminado extremadamente rápido después de la primera infección, informó CNN.

Los científicos en Gran Bretaña analizaron las mutaciones en el coronavirus y encontraron evidencia de una rápida propagación, pero no hay pruebas de que el virus se transmita más fácilmente o sea más probable que cause una enfermedad grave.

“El virus está cambiando, pero esto en sí mismo no significa que esté empeorando”, dijo a CNN el investigador de genética Francois Balloux, del University College London Genetics Institute.
Balloux y sus colegas obtuvieron secuencias virales de una enorme base de datos mundial que los científicos de todo el mundo están utilizando para compartir información. Observaron muestras tomadas en diferentes momentos y de diferentes lugares, lo que indica que el virus comenzó a infectar a las personas a fines del año pasado.

Esto descarta cualquier escenario que suponga que el SARSCoV-2 puede haber estado en circulación mucho antes de ser identificado, y por lo tanto ya ha infectado a grandes proporciones de la población”, escribió el equipo de Balloux en su informe, publicado en la revista Infection, Genetics and Evolution.

Esa es una mala noticia, pues algunos científicos esperaban que el virus circulara durante muchos meses y pudiera haber infectado silenciosamente a muchas más personas de las que se ha informado. Eso ofrecería la esperanza de que podría haber alguna inmunidad ya acumulada en algunas poblaciones.

Muchos estudios diferentes han demostrado que el nuevo coronavirus, a menudo llamado SARS-CoV-2 por los científicos, se originó en un murciélago pero tuvo que haber infectado a otro animal antes de saltar a los humanos. Los primeros casos humanos fueron reportados en Wuhan, China, en diciembre pasado.

Los virus cometen errores cada vez que se multiplican, y estas mutaciones se pueden usar como lo que se llama un reloj molecular para rastrear un virus a través del tiempo y la geografía.

“Nuestros resultados están en línea con las estimaciones anteriores y apuntan a que todas las secuencias comparten un antepasado común hacia fines de 2019, lo que respalda esto como el período en que el SARS-CoV-2 saltó a su huésped humano”, escribió el equipo.

“Es muy reciente”, dijo Balloux. “Estamos muy, muy, muy seguros de que el salto del anfitrión ocurrió a fines del año pasado”.

Esto se debe a que las muestras virales tomadas de todos los rincones del mundo muestran múltiples mutaciones, y son mutaciones similares. “Todo está en todas partes”, escribió el equipo.

Entradas relacionadas

Deja un comentario