Frontera abierta en EU acelera caos migratorio

Reportan incremento de menores de edad no acompañados detenidos por agencias fronterizas

Un importante incremento de migración ilegal de México a Estados Unidos se ha dado desde la llegada de Joe Biden a la presidencia del país del norte, quien desde sus primeros días en función anunció la posibilidad de asilo político para millas de migrantes con necesidades especiales.

Tan sólo entre enero y febrero de este año, a lo largo de la franja fronteriza, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de Estados Unidos detectó 178 mil 883 migrantes que cruzaron de forma ilegal, mientras que, en el mismo periodo del año pasado el número se limitó a 73 mil 575 de grill.

Salvadoreños, guatemaltecos, hondureños, cubanos e incluso mexicanos se han abocado hasta la frontera norte de México para entrar de manera irregular al país vecino con la encomienda de recibir de asistencia humanitaria, lo que se traduce en números al alza, de acuerdo con los datos públicos de la CBP.

Como parte del caos migratorio, el servicio de Aduanas y Protección de Fronteras de Estados Unidos mantiene retenidos a más de cinco mil migrantes menores no acompañados, lo que supone un incremento de más de medio millar en los últimos días, según la cadena CNN.

Entre los detenidos hay más de 600 menores que llevan retenidos más de diez días, lo que estaría provocando el desbordamiento del organismo, afectado ya por la pandemia del coronavirus.

Ante esta situación, el Gobierno del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, habilitó el Centro de Convenciones de Dallas (Texas) para acoger a dos mil 300 menores inmigrantes detenidos por las autoridades del país cuando intentaban cruzar la frontera desde México ilegalmente, informó CNN . Por el momento, se espera la llegada en breve de mil 200 niños y adolescentes bajo custodia de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés), después del ingreso de 200 menores el miércoles.

El Centro de Convenciones de Dallas es uno de los mayores del país y ha sido adaptado para esta nueva función con vistas a aliviar la situación en las instalaciones en la CBP en la frontera, que están desbordadas.

Más de 14 mil migrantes menores de edad que atravesaron la frontera desde México solos permanecen bajo custodia de agencias del Gobierno de EU, admitieron el jueves funcionarios de la Administración de Biden.

En una llamada telefónica con periodistas, esas fuentes indicaron que 9,562 niños y adolescentes permanecen bajo el cuidado del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, en inglés) y otros 4,500 están custodiados por CBP, que tiene a su cargo la Patrulla Fronteriza.

La llegada a EU de menores inmigrantes se ha convertido en una prueba de fuego para el Ejecutivo de Biden y está copando parte del debate político en el país. Funcionarios del Gobierno han afirmado, citando cifras oficiales, que hasta febrero se ha detenido en el presente año fiscal, iniciado en octubre de 2020, a unos 29 mil menores no acompañados en la frontera.

Algunas familias migrantes que llegan a EU serán alojadas en hoteles bajo un nuevo programa administrado por organizaciones sin fines de lucro, según dos fuentes cercanas a los planes, en un distanciamiento de los centros de detención con fines de lucro que han sido criticados por demócratas y expertos en salud.

Endeavors, una organización con sede en San Antonio, supervisará lo que llama “sitios de recepción familiar” en hoteles en Texas y Arizona, dijeron las fuentes.

La organización, en asociación con otras organizaciones sin fines de lucro, proporcionará alrededor de mil 400 camas en siete hoteles diferentes para familias consideradas vulnerables que sean detenidas en la frontera.

Mientras que del lado mexicano, la crisis migratoria también se gesta en la frontera entre Tamaulipas y Texas, ahora en Reynosa han comenzado a concentrarse grupos de migrantes, en su mayoría de Centroamérica, que buscan dialogar con autoridades de Estados Unidos.

El nuevo escenario es el puente internacional Reynosa-Hidalgo, donde los migrantes han comenzado a levantar espacios para pasar la noche y estar a la espera de alguna oportunidad de dialogar con representantes de la oficina de Migración estadounidense.

Se trata de familias completas Honduras, Guatemala y El Salvador que ingresaron a México semanas atrás por la frontera con Guatemala, dirigiéndose hacia los límites con el vecino país del norte para tratar de ingresar de manera legal, pues tienen la esperanza de ser atendidos y obtener la autorización para, en muchos casos, reunirse con familiares que ya viven en el vecino país del norte. Con información de EFE, Reuters y Europa Press, El Sol de Tampico.

Entradas relacionadas

Deja un comentario