México cumple un año enfermo de Covid; la estrategia sigue cuestionada

Alrededor de 180 mil personas han perdido la vida por esta causa, según cifras oficiales.

CIUDAD DE MÉXICO.- México cumple un año con Covid-19 exhausto tras la muerte de cerca de 200 mil personas y con una economía muy maltrecha, pero con la esperanza de remontar este 2021 con un ambicioso plan de vacunación.

El país detectó su primer caso de coronavirus SARS-CoV-2 el 28 de febrero de 2020. Se trataba de un italiano radicado en México, de 35 años, que llegaba de su país.

Para entonces medio mundo comenzaba a resentir los afectos de la pandemia y en América Latina se había reportado un día antes un primer caso en Brasil.

En este año la pandemia ha arrasado con las vidas de muchísimos mexicanos porque quien no ha padecido la enfermedad, ha perdido a un familiar o a un amigo, o engrosa las abultadas filas de la pobreza.

México suma más de 2 millones de contagios y 184.000 muertos y es el tercer país del mundo por decesos tras Estados Unidos y Brasil, según las autoridades sanitarias.

Aunque el instituto de estadística detectó en un reciente informe que había 38 mil muertos más atribuibles a Covid hasta agosto de 2020. En total, se superarían de largo los 200 mil muertos.

Mariana Cruz es una enfermera, de 35 años, que tuvo la enfermedad y llegó a requerir oxígeno aislada en su casa.

Se recuperó y hoy atiende a positivos de covid en un quiosco de pruebas gratuitas de Nezahualcóyotl, un municipio tradicionalmente obrero y vecino de la capital mexicana, que es el centro de la tragedia.

“Ya no quería regresar, tenía demasiado miedo”, contó a Efe la mujer, que trabajando en hospitales ha visto gente muy joven sucumbir al virus.

La economía se desplomó un 8.2% en 2020 como en otros países de la región, aunque lejos de la caída de tan solo- 3,5 % de Estados Unidos.

Pero México ya estaba en recesión en 2019 cuando su PIB cayó un 0,1 %, por lo que remontar será más complejo. Este 2021 se espera un alza de entre 3 % y 5 %, alrededor de la mitad de la caída del año anterior.

Aunque el Gobierno mexicano nunca decretó la cuarentena obligatoria para no afectar a millones de trabajadores informales se cerraron todas las actividades no esenciales en abril y mayo.

Y con la “nueva normalidad” de junio arrancó una cautelosa apertura económica que ha sido una montaña rusa.

La Ciudad de México, por ejemplo, estuvo desde finales de diciembre y hasta febrero con la mayoría de actividades clausuradas de nuevo y hospitales al filo del colapso.

Este batacazo económico podría ocasionar hasta diez millones de nuevos pobres en un país donde el 41,9 % de la población ya lo era.

Alberto vende botanas (aperitivos) en la céntrica avenida Juárez de la capital y ronda los 50 años.

“Económicamente estamos muy mal. Apenas salimos para los gastos de la renta, la luz, el agua y la comida que hay que llevar a la casa”, dijo.

Durante meses él y su familia tiraron de ahorros. Pero ahora es más optimista: “Creo que ya vamos saliendo, ya no estamos como al principio. Y sí, ha habido una mejora en las ventas”.

El país comenzó su plan de inmunización el 24 de diciembre -fue el primero de América Latina seguido horas después por Chile- y busca vacunar a todos sus habitantes para marzo de 2022.

Tiene comprometidas millones de dosis con farmacéuticas como AstraZeneca, Pfizer, CanSino, Sinovac, Sputnik V o la plataforma Covax de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Pero ha sufrido reveses. Por ejemplo, miles de médicos han esperado semanas para una segunda dosis y no fue hasta este 15 de febrero que empezaron a vacunarse los mayores de 60 años.

“El esfuerzo de vacunación va a tener algunos beneficios importantes. Probablemente le cambiará la cara a la epidemia y dejaremos de ver este desastre en adultos mayores”, explicó a Efe Mauricio Rodríguez, portavoz de la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia del Coronavirus de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Estos días llegó la ilusión a muchos municipios pese a algunos errores logísticos.

María García tiene 69 años y pasó la covid-19 hace unos meses. Fue de las primeras en vacunarse en la capital hace dos semanas y no tuvo ni un síntoma.

“La vacuna no me ha dolido. Ha sido una vacuna normal y no me daba miedo”, dijo a Efe antes de retirarse tranquilamente a su casa.


Entradas relacionadas

Deja un comentario