Mujeres viven con el síndrome de adaptación paradójica

Culiacán, Sinaloa (Paher Portal).- Comúnmente se recrimina a las mujeres que viven violencia del por qué siguen en relaciones que no las hacen felices y las lastiman. La psicóloga Gricelda Aguilar Espinoza, coordinadora de la Línea de Emergencia de CEPAVIF, expone un poco de la codependencia que existe entre el agresor y la víctima.

El síndrome de adaptación paradójica, es el cómo las mujeres víctimas de violencia de género desarrollan un vínculo con la persona que las agrede, en el cual la víctima de violencia llega a asumir excusas hechas por el agresor tras cada episodio violento y aceptando sus arrepentimientos y disculpas, retirando así denuncias ante las autoridades.

Aguilar Espinoza manifiesta que todo lleva un proceso para naturalizar la violencia, convirtiéndolo en un círculo, que se repite una y otra vez. Donde las fases son: 1ra.Tensión, en la que se van acumulando los conflictos, hasta llegar a la 2da. fase de la Explosión que se manifiesta en el episodio violento (agresiones físicas o psicológicas) para después llegar a la 3ra. fase de la Luna de Miel o Reconciliación (el agresor se comporta amable, pide perdón, responsabiliza y hace creer a la víctima que ella lo provocó, pero que va a cambiar, que no volverá a pasar).

Las razones por las cuales permanecen en ese círculo es porque vivieron algo similar en su familia, desean tener a alguien que las quiera, aunque el trato no es el mejor y no cuentan con apoyo familiar externo.

“Cuando una víctima vive el síndrome de adaptación paradójica, ¿qué ocurre?; toda la información que le llega a la mujer, todo lo que ella vive, todo lo que le decimos, todo lo que le compartimos, ella lo está filtrando a través de la relación que vive con su agresor, si yo como institución o yo como hermana voy y le digo: ¿puedes denunciar?, lo que a ella se le viene a la mente es: ¿Y si denuncio qué va a pasar con él, lo van a encarcelar?, ¿qué le va ocurrir en la cárcel? Este vínculo paradójico le impide salir de esta situación”, indicó Gricelda Aguilar Espinoza.

Para evitar crezcan las agresiones es necesario pedir ayuda, la cual puede ser a un amigo/a cercano o llamar al 911 para que se te indique las acciones a tomar en conjunto con las autoridades.

Si tienes una crisis en casa CEPAVIF también cuenta con líneas telefónicas como el 7 14 80 50 y 7 14 85 40; WhatsApp 6672 22 47 40, 66 74 63 62 04 y 66 72 55 81 11 para alguna asesoría jurídica o psicológica.

AislamientoSinViolencia #PuroSinaloa #BuenTratoEnFamilia

Entradas relacionadas

Deja un comentario