Periodista que cubrió el brote de Covid en Wuhan enfrenta una pena de hasta 5 años en prisión

Las autoridades chinas acusan a Zhang Zhan por los delitos de ‘provocar peleas y crear problemas’ mientras realizaba una cobertura en el considerado ‘epicentro’ de la pandemia.

BEIJING, China.- La periodista china Zhang Zhan, será juzgada a finales de este mes y puede enfrentar una pena de hasta cinco años de prisión, por documentar el seguimiento del desarrollo del Covid-19 en Wuhan, el epicentro de la pandemia en China.

Chinese Human Rights Defenders organización no gubernamental, informó que el juicio está programado para el próximo 28 de diciembre.

Desde febrero pasado, Zhan que se desempeña como periodista independiente, empezó a cubrir las acciones de Beijing a la entonces desconocida enfermedad en febrero pasado.

Zhan relataba entre sus reportajes la detención de otros periodistas independientes por parte de las autoridades chinas, y el acoso que empezaron a sufrir los familiares de las víctimas del virus, detalló Amnistía Internacional en un informe especial sobre el caso.

La periodista desapareció un día después de que publicó un video en el que cuestionaba la respuesta del Gobierno chino para la contención del nuevo coronavirus, segun con el Comité para la Protección de los Periodistas.

Al respecto, las autoridades chinas confirmaron que Zhan había sido arrestada, bajo la acusación de  “provocar peleas y crear problemas”, un delito por el que puede ser condenada hasta a cinco años de cárcel.

Después, Zhan fue trasladada a un centro de detención en Distrito de Pudong,  y se declaró en huelga de hambre como una forma de protesta, sin embargo, Beijing confirmó los cargos en septiembre.

Por su parte, Amnistía Internacional afirma que la periodista está siendo alimentada a la fuerza por el personal del centro, según con reportes.

Desde hace más de tres meses, la mantienen con grilletes en las piernas y con las manos atadas las 24 horas. Estas acciones a las que se la somete violan la prohibición absoluta de la tortura y otros malos tratos, lo cual vulnera las obligaciones de China en virtud del derecho internacional de los derechos humanos, informó la organización.

En Wuhan, las autoridades locales tardaron en dar parte de la información disponible sobre el brote, debido, según el entonces alcalde, Zhou Xianwang, a que necesitaban la aprobación de instancias superiores para hacerlo.

Durante los meses más duros de la pandemia también se trató de contener el flujo de información a través de los medios tradicionales y en las redes sociales, según Wu Qiang, analista político citado por el diario hongkonés South China Morning Post.

Con información de El Financiero y La Unión


Entradas relacionadas

Deja un comentario