¿Tú CEREBRO es desobediente? descubre por qué

Martha Debayle habla de lo desafiante que es nuestro cerebro junto a Eduardo Calixto, neurofisiólogo y explica el porqué no obedece sobre todo cuando queremos adoptar un nuevo hábito.

(Paher Portal).- Cuando nos proponemos una meta personal o profesional, automáticamente el cerebro necesita una motivación para lograrlo ya que el cerebro reacciona  a estímulos con una ganancia inmediata.

Normalmente, cuando tratamos de adoptar un nuevo hábito el cerebro, además de motivación debe recibir una ganancia secundaria para continuar haciéndolo, sin embargo hay metas o propósitos que no se reflejan de la noche a la mañana. 

Domina lo negativo

El 75% de las personas hace más caso a lo negativo que a lo positivo aunque el primero sea en menor cantidad. Por ejemplo, si haces ejercicio porque tu motivación es tener un cuerpo delgado y a los tres meses; en lugar de bajar, subes más de peso.

cintillo

La motivación decae porque aún no se reflejen los beneficios de ejercitarse, es ahí cuando el cerebro se desmotiva al no ver una ganancia palpable y desobedece. 

El otro 25% de las personas, ven este pequeño “fracaso” como una motivación mayor, volviéndose más constantes y agregan mayor empeño a sus metas. Es aquí cuando el cerebro entiende la experiencia y fortalece su motivación. 

Autengaño

Cuando no logramos ver resultados positivos a corto plazo, el cerebro tiende a ser subjetivo ante la situación y comienza a obviar las cosas, en el ejemplo del ejercicio, comienza a auto engañarse “Es que el ejercicio no es para mi” o “Mi metabolismo funciona diferente”.

Cuando estamos en el punto de la motivación, el cerebro necesita una liberación adrenérgica, dopaminérgica y de beta endorfinas para crear una sensación de lo que se está haciendo hoy, servirá para el futuro y así poder generar una constancia para poder culminar nuestra meta

Con Información de: (El Heraldo de México)

Entradas relacionadas

Deja un comentario