Venta de cacahuates de Cerro Agudo, Mocorito, le permite sostener a su familia

Rudywender Serrano comercializa este producto en el centro de la ciudad y todos los días viene desde la tierra de donde salen las mejores cosechas de México

Guamúchil, Sinaloa (Paher Portal).- Desde la sindicatura eminentemente cacahuatera de Cerro Agudo, Mocorito, todos los días se traslada Rudywender Serrano junto con su esposa e hijos, para vender en el centro de esta ciudad, el producto que no puede faltar en todas las fiestas decembrinas y que le permite sostener a su familia, dado que en esta temporada la comercialización aumenta un poco, señala.

Hasta la mesa donde vende el cacahuate en cuatro presentaciones diferentes, llega gente que reside en esta región y también los visitantes que quieren degustar el producto durante las fiestas o bien para llevarlo hasta las ciudades donde viven.

La gente procura este tipo de cacahuate porque es de aquí de la región, es el mejor cacahuate que se pudiera dar, y no porque sea yo de Cerro Agudo, sino porque es el mejor cacahuate, las mejores cosechas salen de ahí”.

cintillo

Desde mediados del mes de noviembre, Rudywender inició la venta del cacahuate embolsado, y que lo ofrece salado, garrapiñado, enchilado y el tradicional con cáscara “son cacahuates fritos y vendo el cacahuate tostado que es el que procura más la gente, el tostado con cáscara”.

El comerciante de Cerro Agudo se instala cada día alrededor de las 9:00 horas y ahí permanece hasta las 16:00 horas aproximadamente, en la esquina de Mariano Escobedo y Morelos, donde embolsa el producto, lo pesa, y atiende a los clientes, apoyado por su esposa.

Dependiendo del productos que traiga y de la venta que haya es el horario que se maneja, los precios a los que damos el cacahuate son el de con cáscara lo estoy dando a 35 pesos el kilo y los demás a 15 por uno o dos por 25″.

Dice que dentro de lo que cabe, las ventas han estado bien en esta temporada “ahí la llevamos, ahora con la gente que viene de fuera se vende un poquito más, sí se ve la ganancia, aumentó un poco más la venta”.

Con esta actividad comercial, Rudywender mantiene a cuatro hijos de 17, 14, cinco y una bebé de cuatro meses de edad, además de su esposa y él, “ahí se la va llevando uno, la cuestión es el gasto de gasolina, porque me traslado todos los días de Cerro Agudo hacia acá y eso es lo único pesado, la comida la compramos aquí”.

Agregó que no les es posible traer comida preparada desde su casa, porque cuando llegan a esta se ponen a preparar el producto que ofrecerán al día siguiente, y eso representa un gasto más para ellos, pero a la vez una satisfacción de poder tener este ingreso durante los días de fiestas familiares.

Entradas relacionadas

Deja un comentario