Personal médico se ampara contra Covid

Ante la falta de especialistas en los hospitales, las instituciones de salud les impiden quedarse en casa

Al menos una veintena de médicos y enfermeras han buscado, por la vía judicial, una prórroga al permiso que instituciones de salud pública han concedido desde el inicio de la emergencia sanitaria para quedarse en casa y evitar estar en la primera línea de combate al Covid-19, debido a que pertenecen a algún sector de la población en riesgo.

Se trata de personal médico que sufre de diabetes, hipertensión o algún otro padecimiento, con hijos menores de edad en casa o que cuida a sus familiares que son adultos mayores. A estos trabajadores el Instituto Mexicano del Seguro Social, el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado o los institutos estatales le han impedido quedarse en casa ante la falta de especialistas en los hospitales durante la segunda ola de la pandemia en muchos estados del país.

Ante la negativa de las instituciones sanitarias han recurrido a juzgados y tribunales federales para buscar un amparo que obligue a los organismo de salud pública a concederles más tiempo para mantenerse trabajando desde sus respectivos hogares, sin necesidad de arriesgar su salud en algún hospital.

cintillo

Es el caso de Elena, una enfermera de la Ciudad de México que busca mantenerse en su casa como parte del grupo de riesgo de contagio. Ella fue mamá apenas hace 10 meses y su hija la necesita.

Ella está en periodo de lactancia y su jefa no quiso concederle una prórroga al permiso para ausentarse de sus labores de enfermería mientras dure la emergencia sanitaria provocada por el coronavirus pues “ante la situación crítica sanitaria por la que atraviesa el País en estos momentos, todo recurso humano es necesario e indispensable para reducir el riesgo de que gran parte de la población mexicana sufra riesgo de contagio”.

Elena ganó una batalla en juzgados y se le permitió extender su estancia en casa con goce de sueldo para cuidar a su bebé durante la contingencia, sin embargo, el IMSS fue más allá y recurrió a tribunales para impugnar la decisión de un juez.

Los abogados del instituto señalaron que “es de amplio conocimiento que los sistemas de salud de diversos países como Italia, España y Estados Unidos, quedaron colapsados ante la falta de capacidad de respuesta adecuada de todo el sistema de salud. Todo recurso humano es necesario e indispensable para reducir el riesgo de que gran parte de la población mexicana sufra riesgo de contagio, por lo que es ineludible contar con todo el personal para afrontar la contingencia de salud que actualmente impera”. Actualmente el litigio se encuentra en un tribunal federal en espera de una respuesta para Elena.

En los últimos meses diversos tribunales colegiados, así como la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), han emitido siete tesis de jurisprudencia que reconocen los derechos de los trabajadores de la salud con el fin de que se les provea del equipo suficiente y las medidas necesarias para su protección ante la pandemia del Covid-19.

La Segunda Sala de la SCJN concluyó que las medidas implementadas para mitigar y controlar los riesgos para la salud que implica la pandemia “tienen una naturaleza laboral, cuando su aplicación esté dirigida a garantizar la seguridad y salud de las trabajadoras y los trabajadores en sus centros de trabajo”.

En el caso de los tribunales federales, se destaca la decisión de que procede la concesión de suspensiones que beneficien al personal que labora en los hospitales públicos expuestos al contagio del Covid-19, para que les entreguen los insumos y equipo médico adecuados para la protección de su salud y que el cumplimiento de estas medidas de seguridad no puede condicionarse a la aprobación de una partida presupuestal, pues esto sería violatorio del artículo 126 de la Constitución.

Este diario dio a conocer el caso de Mario, médico que pertenece a uno de los grupos que forman “la primera trinchera” para combatir al Covid-19, y al que un juez federal amparó y ordenó en julio a autoridades de salud, federales y del Estado de México, entregarle el equipo de protección necesario contra la pandemia.

Desde marzo, el médico del Centro de Salud Urbano Atlatongo, Teotihuacán acusó que al personal de dicho hospital no se le dotó de equipo de seguridad sanitaria para evitar el contagio de dicho virus.

Entradas relacionadas

Deja un comentario