Recluido en pequeña celda y no le hablan en español: ‘El Chapo’ describe la cárcel como una tortura

A casi 2 años de confinamiento, Joaquín “El Chapo” Guzmán insiste que sus condiciones no han mejorado en la prisión de máxima seguridad donde se encuentra, en Estados Unidos

Desde el inicio de su juicio en febrero de 2019, Joaquín Guzmán Loera, alias “El Chapo”, denunció como “extremadamente restrictivas” las condiciones de su encarcelamiento en el Centro Penitenciario Metropolitano de Nueva York.

Ahora, a casi 2 años de su confinamiento, pero ahora en la prisión de máxima seguridad de Florence en Colorado, asegura que las condiciones no han cambiado. Pasa la mayor parte del tiempo en una celda de unos 2 metros de ancho por 3.5 de largo, y tan solo dos horas a la semana en un patio de 9 metros cuadrados, donde es escoltado por guardias de la misma prisión. No recibe visitas, correo, ni acceso a tv en español.

Además, abogados de ‘El Chapo’ aseguran que su cliente solo habla español y que los funcionarios únicamente se dirigen a él en inglés y sostienen que le han negado el acceso a canales en lengua española y programas de educación.

Por si fuera poco “Se ha quejado de la cantidad y calidad de las comidas y ha explicado que las porciones son mínimas y que se queda con hambre (…) Está prácticamente inactivo en su celda, rodeado por las mismas cuatro paredes, en un ambiente lúgubre y deshumanizador”, afirma el periodista estadounidense Nate Gartrell, en un reportaje publicado en Vlad Tv.

Como solución los abogados de Guzmán Loera han propuesto “que se le libere o que se le extradite a México”. El juez federal no ha emitido respuesta sobre la moción, reporta Gartrell, pero de acuerdo con un juez de nivel inferior recomendó recientemente que se desestime.

Entradas relacionadas

Deja un comentario