San Judas Tadeo no tendrá fiesta en su iglesia

Este 28 de octubre, fecha en que se festeja sus puertas se mantendrán cerradas para evitar contagios, sólo se oficiarán tres virtuales

Culiacán, Sin.- El templo de San Judas Tadeo por instrucciones de Protección Civil cerrará sus puertas a la feligresía ese 28 de octubre, día en que se festeja su día y donde año con año, el lugar es insuficiente para albergar a los peregrinos que suelen acudir a su festejo.

Para los miles de creyentes del Santo patrono de las causas difíciles en este 2020 no tendrá misa presencial en la Iglesia ubicada en Lomas de Bulevar por la pandemia del coronavirus, así es que todos los creyentes que quieran formar parte de las celebraciones deberán hacerlo virtualmente con la ceremonia que se transmitirá en vivo en su página de Facebook.

cintillo

A fin de evitar aglomeraciones y posibles contagios de COVID-19, ya que esta festividad religiosa es una de las más multitudinarias anualmente en la capital del estado, el templo religioso estará cerrado y se implementará un operativo policíaco para dispersar a aquellos fieles que pretendan reunirse allí.

El vocero de la Diócesis de Culiacán, Esteban Robles Precisó que los actos litúrgicos como las misas que se llevarán a cabo a las ocho de la mañana, las doce del día y las siete de la tarde se trasmitirán de manera virtual a través de la página del Facebook de la parroquia.

Necesitamos evitar la reunión de muchas personas, es una decisión muy difícil para nosotros porque sabemos que San Judas Tadeo es muy significativo para muchas personas, pero necesitamos cuidarnos, entonces, invitamos a que sigan de manera virtual la Santa Misa”, señaló.

La secretaria del templo recomendó que la misa sea escuchada por Facebook, además de que por ese medio se les va a estar informando a los feligreses de esta parroquia.

Entre los devotos que cada año abarrotan el templo y sus calles aledañas sobresalen la venta de playeras estampadas, veladoras, escapularios y dijes con la imagen de San Juditas, como la mayoría le llama y que ahora serán guardadas para otra ocasión.

Hasta allí llegan también los desempleados, hombres y mujeres que ruegan por un trabajo o mejores ingresos. También hay madres que piden por sus hijos: los que están en la cárcel, andan en “malos pasos” o enfermos en un hospital.

Entradas relacionadas

Deja un comentario