Cohete chino fuera de control impactará a la tierra el fin de semana

Los restos del cohete chino Long March 5B, que sirvió como vehículo transportador de una nave espacial lanzada al espacio el pasado 29 de abril de 2021, podrían atravesar la atmósfera terrestre en su camino de regreso a la Tierra e impactar en cualquier lugar del planeta.

El módulo, que pesa más de 22 toneladas, vuela fuera de control y está siendo rastreado por el el Comando Espacial de Estados Unidos con el fin de calibrar dónde puede caer.

Sin embargo, el punto exacto de entrada a la atmósfera de la Tierra del cohete aún no se puede identificar, según ha explicado en un comunicado del portavoz del Departamento de Defensa, Mike Howard.

Medios estadounidenses informan que se espera que el Long March 5B entre en la atmósfera de la Tierra «a partir del 8 de mayo», después de separarse de la estación espacial Tianhe. Es decir, este fin de semana.

Si bien la mayoría de desechos espaciales se queman en la atmósfera, el tamaño del cohete genera preocupación en el Pentágono porque algunas de sus piezas más grandes podrían entrar en la atmósfera terrestre y causar daños si golpean áreas habitadas.

La publicación especializada SpaceNews considera el episodio como «uno de los casos más relevantes de reentrada atomosférica incontrolada de una nave espacial que potencialmente podría aterrizar en un área habitada».

Aun así, lo más probable es que el cuerpo del cohete caiga en un lugar deshabitado como los océanos de la Tierra, que cubren el 70% del planeta. La probabilidad de que alguna persona sea alcanzada por desechos espaciales es extremadamente baja: una entre varios miles de millones de posibilidades.

Entradas relacionadas

Deja un comentario